(IV) Frente Amplio: la politización como redención social (por Jan Doxrud)

 (IV) Frente Amplio: la politización como redención social (por Jan Doxrud)

 Un octavo rasgo del discurso del Frente Amplio es el uso de una retórica “mesiánica-redentora” que pretende refundar el país sobre bases nuevas que vienen a romper de manera radical con el pasado para dar inicio a una nueva sociedad, un nuevo modelo económico y nuevas formas de relación entre los seres humanos. Junto a esto se encuentra el arrogante deseo de construir y planificar la felicidad de la personas. En otras palabras estos programas y principios son más que un mero deseo de crear las condiciones para el libre desenvolvimiento de las personas. Como apunta, por ejemplo el Partido Igualdad,, se pretende “construir una sociedad” bajo ciertos principios éticos-morales y el Partido Poder habla incluso de construir una nueva identidad que apunta a su objetivo final de “construir pueblo”. Un noveno rasgo es la alucinación colectiva que sufre la izquierda y que consiste en creer que representa y encarna los deseos y aspiraciones de todos aquellos grupos que considera como vulnerables y explotados. Esto se traduce en que aquellos grupos “deben” ser de izquierda, así cuando una persona pobre y humilde (lo que denominan como “pueblo”) vota por la derecha, la interpretación de la izquierda es que esa personas es una de las siguientes opciones:

a) Desclasado (parte del vocabulario del Partido Comunista)

b) Facho pobre (Cabe señalar que, al menos, Jorge Sharp se mostró en contra del uso de este rótulo de facto pobre para referirse a los votantes de Piñera.)

c) Un patético aspiracional

Captura de pantalla 2019-01-06 a la(s) 23.32.50.png
frente-amplio.jpg

Lo mismo ha sucedido con los mapuche. El verdadero mapuche no puede ser de centro derecha, de lo contrario no es un verdadero mapuche, tal como lo sugirió la diputada mapuche del Partido Socialista, Emilia Nuyado en su crítica a la diputada de Renovación Nacional, Aracely Leuquén. Por su parte, la diputada comunista Carmen Hertz (admiradora del cleptócrata y asesino de Fidel Castro) señalo en twitter que Leuquén “Jamás ha reivindicando su identidad mapuche y menos luchado x derechos de su pueblo”. Lo que sucede con el concepto de mapuche es similar a lo que sucede con el concepto de “pueblo”: se crea un estereotipo bien diseñado que sirva a los intereses ideológicos de un partido.

Captura de pantalla 2019-01-06 a la(s) 23.40.37.png

Un décimo y último rasgo es el fetichismo democrático, vale decir, convertir la democracia en un fetiche u objeto de culto. Pero la democracia actual es una pseudodemocracia, de manera que urge trascenderla para transitar a una democracia “real” o “radical”. Por ejemplo en los principios del Movimiento Autonomista podemos leer:

“La superación del estado actual de nuestra sociedad neoliberal supone pensar en la existencia de un nuevo orden social, que asuma la necesidad de construir una democracia radical, que sea reflejo de la discusión de la base social, con mecanismos para la participación masiva, paritaria, vinculante e inclusiva, con revocación y sin electividad indefinida de los cargos, y con altos estándares de probidad, configurada a partir de la articulación de luchas emancipatorias y de transformación social. Esta democracia deberá ser expresiva de los intereses de la mayoría, por lo que se deberán buscar mecanismos que permitan alcanzar una distribución equitativa del poder. Solo de esta forma los diversos actores sociales podrán efectivamente ejercer soberanía sobre las decisiones que afectan el país. Para que el Estado sea un instrumento al servicio de las mayorías se requiere equilibrar las asimetrías de deliberación que tienen los diferentes actores sociales, para que los territorios tengan incidencia en los aparatos estatales y que las comunidades participen en la administración de sus espacios”.

Captura de pantalla 2019-01-06 a la(s) 23.36.17.png

Toda esta palabrería sobre la democracia se explica por esto: la incomprensión que tienen de la democracia, no saben qué es y le atribuyen características y fines que no son propios de la democracia. Esto se puede apreciar, por ejemplo, cuando escuchamos frases como “la democracia debe promover “X” (donde X puede ser = igualdad de resultados , derechos sociales, expropiar empresa, etc) Pero esto es confundir la democracia (que es un mero procedimiento que se lleva a cabo bajo ciertas reglas y requisitos mínimos, (ver Robert Dahl), con el contenido de la acción de un gobierno específico. Por ejemplo, tenemos que Hugo Chávez llegó democráticamente al poder y Sebastián Piñera también, pero claramente los dos presidentes no promueve ni se adhieren a los mismos valores. El chavista podrá concebir la democracia como igualdad de resultados y el partidario de Piñera como igualdad de oportunidades y ante la ley. En pocas palabras, no existe un conjunto de ideales que la democracia “deba” promover porque tales ideales dependerán de quien llegue al poder por medio del método democrático. 

En la pagina de Podemos (España), referente del Frente Amplio, se puede apreciar que la democracia pasó a ser cualquier cosa menos democracia. Si hace click en cada una de estos tipo de democracia se encontrará con la ambiciosa suma de más de 390 puntos. Ciertamente la democracia, un concepto tan simple de entender, se ha vuelto algo bastante elástico y carente de significado.

En la pagina de Podemos (España), referente del Frente Amplio, se puede apreciar que la democracia pasó a ser cualquier cosa menos democracia. Si hace click en cada una de estos tipo de democracia se encontrará con la ambiciosa suma de más de 390 puntos. Ciertamente la democracia, un concepto tan simple de entender, se ha vuelto algo bastante elástico y carente de significado.

Otro ejemplo son las palabras de Karina Oliva, Presidenta del Partido Poder que, con la arrogancia y superioridad moral propia del frenteamplista , señaló en una entrevista con “Lévalo Puesto”

“Entonces la derecha sigue siendo la misma derecha de antaño, solo que está tratando de llegar mediante el voto para decir: “Llegamos de manera democrática y con eso basta”. Hitler también llegó de manera electoral al gobierno y eso no quiere decir que sea democrático”.

Para Oliva solo la izquierda puede ser democrática y se acabo el asunto… la derecha e s antidemocrática ¿la razón? Porque Oliva lo dice. Aunque la derecha sea electa democráticamente no será democrática de acuerdo a ella (está en el ADN de la “derecha” no ser democrática).  Pero resulta que Hitler no fue electo, sino que designado como Canciller por el Presidente Paul von Hindenburg. Por otro lado, si Hitler (haciendo un poco de ficción) hubiese salido electo por medio de elecciones, esa elección (le guste o no a Oliva) hubiese sido democrática. Se puede salir democráticamente electo y gobernar como un tirano, como lo hizo Hugo Chávez y Ahora Maduro, pero Oliva, simpatizante del chavismo no estará dispuesta a cuestionar las credenciales democráticas de los dos tiranos. Por otro lado, a Oliva no le complica rendirle homenaje a Salvador Allende quien fue electo por el Congreso Pleno (por la “casta” que tanto odia el Frente Amplio) y con la ayuda de los votos democratacristianos. Por lo demás, con un mínimo respaldo Allende se aventuró a transformar de raíz el país, para transitar “pacíficamente” a un sistema socialista (fórmula que ni el PC ni el PS creían sostenible en el tiempo) Pero estas son preguntas retóricas, puesto que si hay algo en el que el frenteamplista es experto es en violar el principio de no contradicción.

Pero el Frente Amplio tiene, al parecer, en mente implementar una democracia directa, al estilo de la antigua Grecia, vale decir, el frenteamplista no sabe que los gobiernos actuales se denominan repúblicas representativas y no democracias. Tiene una concepción etimológica de la democracia, es decir, conciben literalmente la democracia como el poder del pueblo. Quieren implementar un sistema que prevaleció en pequeñas polis griegas hace miles de años en los estados-naciones actuales. Como bien señaló Sartori sobre este tema:

“(…) la popularidad actual de la democracia nos lleva a olvida o a descuidar el hecho que durante más de dos mil años la palabra democracia había desaparecido prácticamente de la lengua y había perdido cualquier connotación elogiosa (…) Durante ese largo período en Occidente se habló de república; y decir res pública no es lo mismo que decir democracia”.

Captura de pantalla 2019-01-06 a la(s) 23.43.21.png

Unida a esta concepción de democracia (también denominada democracia radical, democracia real) está la sacralización de aquel concepto mencionado anteriormente, el pueblo, junto a la creencia de que la ignorancia individual se transforma en sabiduría colectiva, cuando el individuo se funde y desaparece en la masa. Así, se incurre constantemente en la falacia de las mayorías, así como en la potencial tiranía de esta  misma que, por lo demás, pretende aplastar todo lo que la obstaculice: el Estado de Derecho y las libertades individuales.  En virtud de lo anterior, el Frente Amplio se autodefine como una “fuerza política con opción real de gobernar y de legislar en beneficio de las mayorías”. Es por ello que la libertad no es sinónimo de democracia (ni de Estado de Derecho), puesto que la democracia no reconoce límites al poder de la mayorías, mientras que el Estado de Derecho es el que establece límites al poder arbitrario, venga de donde venga, de un rey, dictador o una mayoría.

En síntesis, los programas y principios expuestos por los miembros del Frente Amplio reflejan, en mi opinión, lo siguiente: idealismo patológico que da la espalda a la realidad, a la experiencia histórica pasada y a la naturaleza humana; voluntarismo ilimitado que no conoce de límites; la peligrosa tiranía de las buenas intenciones y la primacía de los fines por sobre los medios, pero, al parecer, el Frente Amplio parece creer que son los únicos que se preocupan por la pobreza,  que sólo ellos son los que cargan con todas las preocupaciones y miserias de la sociedad chilena y que, por lo tanto, son ellos los llamados a darle una solución radical y definitiva. Otra conclusión evidente es lo fácil que resulta ser escribir programas partidistas donde se vuelcan sin filtro alguno anhelos, deseos y sueños…ciertamente el papel aguanta mucho (si no está convencido lea la sección sobre derechos sociales de la Constitución Bolivariana de Venezuela y luego compare con la realidad). Llama la atención después de leer los programas y principios, lo que Hayek denominaba como “Fatal Arrogancia” (del socialismo) que lleva a estas personas al convencimiento de estar en un pedestal moral superior al de sus contrincantes y de ser representantes del mítico e inexistente pueblo o incluso de algo que denominan como “mayoría popular”. Esto los lleva a la ilusión de que están capacitados de construir o diseñar una sociedad benevolente, unida, cooperadora, solidaria, donde se fomente el “buen vivir”.

Captura de pantalla 2019-01-06 a la(s) 23.45.36.png
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Capítulo V - De los Derechos Sociales y de las Familias. En América Latina es común la creencia de que la Constitución materializa en la realidad todo lo que se escribe en el papel.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Capítulo V - De los Derechos Sociales y de las Familias. En América Latina es común la creencia de que la Constitución materializa en la realidad todo lo que se escribe en el papel.

Esta superioridad moral la vemos, por ejemplo, en el diputado del Frente Amplio, Gonzalo Winter (Revolución Democrática), en un video publicado en twitter, explica textualmente lo siguiente al ideólogo chavista Juan Carlos Monedero (fundador de Podemos):

“La gente que vota por Piñera, de manera muy sintética yo podría decir que en el fondo entienden que Piñera es quien puede hacer que ellos tengan más dinero que el que tienen (…) Y la gente que vota por Beatriz Sánchez tiene una idea de la humanidad muy elevada y tiene mucha esperanza en un mundo distinto y con mejores personas”

Habrá que ver cómo evoluciona el panorama político en el futuro y si el Frente Amplio logra conciliar un programa común para el país, teniendo en consideración los diversos programas ideológicos de sus miembros. En este momento en que escribo, el panorama no es el más propicio para el Frente Amplio. En Latinoamérica el socialismo está en retroceso. Tenemos a un desesperado Evo Morales que quiere perpetuarse a toda costa en el poder, una Venezuela que sigue hundiéndose y un Daniel Ortega aferrándose al poder por medio de la represión sistemática y Cristina Fernández siendo investigada por delitos graves. Incluso en España las cosas no van bien para “Podemos” si tenemos en consideración el progresivo auge del partido de Derecha Vox. Pero en América Latina todo es posible y el péndulo oscila entre la izquierda y la derecha. Hace 15 años el socialismo parecía venir para quedarse en Latino América, pero ahora está en ruinas con la muerte de Chávez y Néstor Kirchner, y la prisión de Lula. Veremos como evolucionará este continente en los próximos 15 años.

  Mis artículos complementarios (hacer click)

1-Socialismo y comunismo

¿Socialismo? ¿Comunismo? ¿De qué estamos hablando? (por Jan Doxrud)

Socialismo y Comunismo….y los intelectuales. Parte 2 (por Jan Doxrud)

2-Sobre el Socialismo el Siglo XXI

(I) El “Socialismo del Siglo XXI: Marta Harnecker, cultura y hegemonía” (por Jan Doxrud)

(II) El “Socialismo del Siglo XXI: Hugo Chávez y la "cristología" anti-imperialista (por Jan Doxrud)

(III) El “Socialismo del Siglo XXI: Michael Lebowitz y Alan Woods (por Jan Doxrud)

(IV) El “Socialismo del Siglo XXI, los ideólogos: Alexander Buzgalin y Heinz Dieterich (por Jan Doxrud)

(V) El “Socialismo del Siglo XXI: István Mészáros (por Jan Doxrud)

(VI) El “Socialismo del Siglo XXI: Tomás Moulián (por Jan Doxrud)

(VII) El “Socialismo del Siglo XXI: Fernando Atria, del neoliberalismo al régimen de lo público (por Jan Doxrud)

(IX) El “Socialismo del Siglo XXI: Michael Löwy y la ecología como nuevo frente de combate contra el capitalismo (por Jan Doxrud)

(X) El “Socialismo del Siglo XXI: Juan Carlos Monedero, ideólogo de “Podemos” (por Jan Doxrud)

(XI) El “Socialismo del Siglo XXI. Haiman El Troudi: capitalismo y neoliberalismo como origen de todos los males (por Jan Doxrud)

(XII) El “Socialismo del Siglo XXI. Haiman El Troudi: Economía “gramsciana” (por Jan Doxrud)

(XIII) El “Socialismo del Siglo XXI. Haiman El Troudi: La obsesión planificacionista (por Jan Doxrud)

3-Libertad

(I) ¿Qué es la Libertad? (por Jan Doxrud)

(II) ¿Qué es la Libertad? (por Jan Doxrud)

(III) ¿Qué es la libertad? (por Jan Doxrud)

(IV) ¿Qué es la Libertad y el Liberalismo? (por Jan Doxrud)

Reflexiones sobre el Liberalismo (1) (por Jan Doxrud)

Reflexiones sobre el Liberalismo (2) : la propiedad (por Jan Doxrud)

Reflexiones sobre el Liberalismo (3): colectivismo e individualismo (por Jan Doxrud)

Introducción básica a la mentalidad Utópica-Totalitaria (por Jan Doxrud)

4-Política y politización

Política y politización (1), ¿de qué estamos hablando? (por Jan Doxrud)

Política y politización (2): ¿politización o estatización? (por Jan Doxrud)

Política y politización (3): el Estado subsidiario

Política y politización (4): definición del concepto y la concepción socialista (por Jan Doxrud)

Política y politización (5): Fernando Atria y la "desneoliberalización" (por Jan Doxrud)

Política y politización (7): Observaciones críticas sobre el concepción socialista de politización (I) (por Jan Doxrud)

Política y politización (8): Observaciones críticas sobre el concepción socialista de politización (II) (por Jan Doxrud)

5-Neoliberalismo

En busca del Neoliberalismo (1): ¿De qué estamos hablando? (por Jan Doxrud)

En busca del Neoliberalismo (2): Los 13 Mandamientos (por Jan Doxrud)

En busca del Neoliberalismo (3): Más interpretaciones (por Jan Doxrud)

En busca del Neoliberalismo (4): El análisis de Michel Foucault (por Jan Doxrud)

En busca del Neoliberalismo (5): ¿Un nuevo liberalismo? (por Jan Doxrud)

6-Capitalismo

(III) La Escuela Austriaca de Economía: El Capitalismo (por Jan Doxrud)

Evo Morales: ¿acabar con el capitalismo para acabar con la pobreza? (por Jan Doxrud)