(II) El “Socialismo del Siglo XXI: Hugo Chávez y la "cristología" anti-imperialista (por Jan Doxrud)

(II) El “Socialismo del Siglo XXI: Hugo Chávez y la "cristología" anti-imperialista (por Jan Doxrud)

Examinemos ahora cuál era la visión que tenía  Hugo Chávez sobre este nuevo socialismo. En su “Socialismo del Siglo XXI”, Chávez comienza afirmando que la revolución en Venezuela fue la última revolución del siglo XX:

cuando casi se habían cancelado los caminos revolucionarios; cuando se habían apagado casi todas las luces en el horizonte mundial y se proclamaba el planteamiento hegeliano del fin de la Historia desde los centros de pensamiento del poder hegemónico imperial[1].  

Esta revolución, de acuerdo a Chávez, es la primera del siglo XXI. Ahora bien el nuevo socialismo no es creado desde la nada ya que hay toda una tradición histórica que no se puede ignorar, tradición que se remonta a Jesús y el cristianismo. Al respecto escribe Chávez:

Hay que leer los discursos de Cristo y su acción vital, antiimperialista, enfrentado a las elites del poder económico, político y religioso de su tiempo. Pregonaba la igualdad, la libertad del ser humano, su dignidad, su dignificación. Terminó yendo al martirio por los pobres de la Tierra”[2].

Habrá que recordar todos los días aquel pensamiento de Cristo: «Más fácil será que un camello entre por el ojo de una aguja, a que un rico entre al reino de la igualdad, al reino de la justicia, al reino de Cristo»”[3].

El verdadero reino de Cristo no es otro que el socialismo; el verdadero ideal de Cristo no es otro que el socialismo; el verdadero ideal de Bolívar no es otro que el socialismo; el de Simón Rodríguez, el socialismo[4].  

Dentro de los fundamentos históricos del socialismo del siglo XXI, Chávez añade a otros autores tales como Marx, Engels, Lenin y Rosa Luxemburgo. Tenemos entonces que el socialismo del siglo XXI, a pesar de ser un nuevo proyecto para el nuevo milenio, hunde raíces en sus representantes clásico, a lo que hay que añadir además la influencia del cristianismo. Para Chávez la historia no puede ser ignorada y debe servir de modelo e inspiración para la construcciónde una nueva sociedad: “No podemos desconocer ese aporte y la experiencia de la Revolución soviética, de la Revolución china, de la Revolución cubana, mucho más cerca de nosotros en espacio y en tiempo, en carácter y en raíz”[5]. Chávez añade señala que cualquier nuevo proyecto socialista debe fundamentarse en principios científicos. Además, inspirándose en Antonio Negri, Chávez señala que el proceso bolivariano debe tener la capacidad para responder continuamente no sólo a “una” oportunidad histórica, sino que a muchas oportunidades que se van presentando en el camino. Un punto importante dentro de su escrito fue el significado que tuvo el intento de golpe en el año 2002, lo que trajo como consecuencia que el “látigo contrarrevolucionario y fascista” radicalizara el proceso revolucionario. En palabras de Chávez:

Aquí fuimos profundizando y es en 2003 cuando la Revolución Bolivariana se declara antiimperialista para responder a las agresiones del imperio. Nunca antes habíamos proclamado el carácter antiimperialista de nuestra revolución. Pudiéramos decir que en esa primera etapa fue una revolución ingenua, con muchas contradicciones; luego levantamos la bandera antiimperialista y en 2005 levantamos la segunda bandera: el socialismo. Esas dos banderas son definitorias. Esta revolución cada día será más antiimperialista y más socialista[6].

En cuanto al modelo de socialismo que adopta la Revolución Bolivariana, este constituye una alternativa al capitalismo, que debe ser asumido y percibido por el pueblo. En el Artículo 4 (punto 14) de la Ley Orgánica de las Comunas, el socialismo es definido de la siguiente manera:

Es un modo de relaciones sociales de producción centrado en la convivencia solidaria y la satisfacción de necesidades materiales e intangibles de toda la sociedad, que tiene como base fundamental la recuperación del valor del trabajo como productor de bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas y lograr la suprema felicidad social y el desarrollo humano integral. Para ello es necesario el desarrollo de la propiedad social sobre los factores y medios de producción básicos y estratégicos que permita que todas las familias y los ciudadanos y ciudadanas venezolanos y venezolanas posean, usen y disfruten de su patrimonio o propiedad individual o familiar, y ejerzan el pleno goce de sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales[7].

En cuanto al capitalismo, de acuerdo a Chávez, tal sistema promueve el individualismo y la división social. El mandatario ataca también la propiedad privada que no es más que “privar a otros de”, por lo que constituye el fundamento del egoísmo que ha terminado por permear el metabolismo del cuerpo social. Haciendo eco del pensador István Mészáros, que abordaremos más adelante, señala que el nuevo modelo debe ser humanamente gratificante, debe apuntar a crear y promover valores que sean asumidos por el humano como gratificante pero, ciertamente, hay necesidades que son básicas para la vida: vivienda, salud, educación, servicios, agua potable, energía; y el socialismo tiene que priorizar. Con respecto al modelo productivo, Chávez afirma que se debe acelerar la creación de un modelo económico socialista, la activación de la propiedad social, así como el establecimiento de nuevos modos de distribución socialista destinados a satisfacer las necesidades. Más adelante, Chávez menciona “las siete líneas estratégicas del Proyecto Nacional Simón Bolívar y la Venezuela Socialista”. Es en el marco de estas siete líneas, señala Chávez, que se desarrollará la batalla de ideas en contra de las líneas ideológicas de la oposición contrarrevolucionaria, financiadas e impulsadas desde Washington y desde el interior de Venezuela, por esa “quinta columna imperialista y apátrida”. A continuación se hago mención de estas siete líneas estratégicas:

1. La nueva ética socialista. Cada uno de nosotros debe tener cada día mayor conciencia socialista, humanista, desprendimiento: dejar de lado los intereses personales. Desprendámonos de nosotros mismos, esa es la ética socialista bolivariana.

2. Lograr la suprema felicidad social. Esa es una expresión de Bolívar. Cuando él habla de la suprema o la mayor suma de felicidad posible, está hablando de un concepto político, de una búsqueda política y hoy estamos claros: la única forma de lograr la mayor suma de felicidad para un pueblo es a través del socialismo. En el capitalismo se logra la mayor suma de infelicidad para los pueblos, para las sociedades, para los seres humanos.

3. La democracia protagónica revolucionaria. Consiste en que el pueblo tenga el poder y vaya progresivamente asumiéndolo y construyendo el nuevo poder popular.

4. El modelo productivo socialista. La única forma de que se consiga la suprema felicidad social es construyendo un modelo económico socialista, una base productiva socialista.

5. La nueva geopolítica nacional. La nueva geometría del poder.

6. La nueva geopolítica internacional. Venezuela sumada al proceso de darle forma y solidez a un mundo pluripolar. La unión suramericana, por ejemplo, procesos en los cuales Venezuela tiene que seguir jugando un papel, que sabemos es modesto, pero es importante para la integración de los pueblos de Nuestra América, como bien la define José Martí.

7. Venezuela, potencia energética mundial.

Otros punto que aborda Chávez es el Estado, señalando que hay que acabar con el Estado parásito, el Estado burgués y el Estado capitalista, y crear sobre sus ruinas un Estado revolucionario, socialista, que sea una maquinaria de construcción del socialismo. Para esto último se hace necesaria la existencia y la acción política de un partido de vanguardia. Chávez, siguiendo a Gramsci, afirma que el partido de masas no sólo debe ser de masas, eso no es suficiente, ya que debe ser un partido de masas que genere sus propios cuadros, vale decir, que el Partido debe ser un generador de cuadros, de líderes. En palabras de Chávez:

“ (…)nuestro Partido debe ser una escuela forjadora de voluntad; cada uno de nosotros, cada una de ustedes debe ser una sólida columna de voluntad, férrea voluntad de construir el socialismo bolivariano y es que tenemos que construirlo, no podemos fallar; una escuela de voluntades. Para que haya voluntad es imprescindible que haya conciencia, y «la conciencia —voy a repetirlo, con Víctor Hugo, el de Los miserables— no es sino la suma de las ciencias y del conocimiento»[8].

En cuanto al rol del “pueblo” dentro del proceso revolucionarios, este, para contribuir a la construcción de la base material, debe transformarse en propietario, lo que significa que debe ser liberado del capital.  De acuerdo a Chávez, las comunidades socialistas deben ser las comunas, que deben transformarse el espacio sobre el cual el socialismo debe ser parido.  Para aclarar el concepto de comuna, tenemos que el Artículo 1 de la ley Orgánica de las Comunas, define a esta como unaentidad local donde los ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio del Poder Popular, ejercen el pleno derecho de la soberanía y desarrollan la participación protagónica mediante formas de autogobierno para la edificación del estado comunal, en el marco del Estado democrático y social de derecho y de justicia. El Artículo 5 establece lo siguiente en relación a la comuna:

Es un espacio socialista que, como entidad local, es definida por la integración de comunidades vecinas con una memoria histórica compartida, rasgos culturales, usos y costumbres, que se reconocen en el territorio que ocupan y en las actividades productivas que le sirven de sustento, y sobre el cual ejercen los principios de soberanía y participación protagónica como expresión del Poder Popular, en concordancia con un régimen de producción social y el modelo de desarrollo endógeno y sustentable, contemplado en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación[9].

A continuación queda claro el enfoque holista que tiene Chávez de la sociedad, propia de la mayor parte del pensamiento socialista:

El tema de las comunas tiene que ser transversal, llama a todos los ámbitos. La comuna es una responsabilidad de todos. Aquí quiero insistir en una línea teórica: es necesario que nos armemos de la visión holística. El holismo es la visión integral. Hay que mirar la realidad completa y asumirla como un todo…Es el pueblo el que decide, la comunidad, no somos nosotros, no es Chávez el que va a decidir. Chávez puede opinar, como cualquiera, pero decide el poder popular, la democracia directa, a través de las asambleas populares, a través de la participación”[10].

Dentro del proceso revolucionario, Chávez distingue cinco frentes de batallas que resumo a continuación:

1. Frente moral y ético: constituye el primer frente de batalla dentro de la comuna en construcción, y que tiene como focomoral. Y eso pudiéramos resumirlo en una frase: la conciencia del deber social. “Ustedes tienen que comenzar desde abajo, potenciando el amor social, la conciencia del deber social, así lo resumo”[11].

2. Frente social: Chávez afirma que todos debemos ser iguales, y que la igualdad debe ser practicada y no solamente pregonada. Chávez recurre al principio “de cada quien según sus capacidades y a cada quien según sus necesidades”, el cual irá igualando a los miembros de la sociedad.

3. Frente político: resalta la importancia de las comunas, del poder popular y del autogobierno. “Ustedes tienen que ir generando, en el ámbito de las comunas en construcción, cada día mayores niveles de poder popular, de autogobierno, de lo que llama István Mészáros en este libro maravilloso, Más allá delcapital, contraloría social y autogestión general: los gobiernos populares[12].

4. Frente económico:Lo económico yo lo resumiría de esta manera: la propiedad de los medios de producción en manos de la comuna; propiedad social en distintas combinaciones. Y eso tiene que ver con la creación de un nuevo modelo económico en la comuna: el modelo económico socialista, que tiene que partir desde la actividad primaria, desde la producción de materia prima”[13]. La comuna debe ir asumiendo el control de los tres sectores de la economía para dar origen a un tipo de comercio distinto al capitalista.

5-Frente territorial: esto incluye el mantener los espacios públicos limpios y sanos, y velar por el bienestar de la naturaleza.

Hacia el final de su escrito Chávez menciona a quienes considera como “enemigos del pueblo”: capitalismo, burguesía y algunos medios de comunicación. En relación al capitalismo escribe Chávez:

Todos hemos sido, de una u otra manera, esclavos del capitalismo. El capitalismo es el reino de los ricos que les imponen a los demás la miseria. Les quita la patria potestad, hasta los hijos se los quita, muchas veces se los destruye, se los esclaviza, les quita el derecho al estudio, a la cultura, a la salud[14].

[1] Hugo Chávez, El Socialismo del Siglo XXI (Venezuela: Colección Cuadernos para el Debate, 2011), 13.

[2] Ibid., 22.

[3] Ibid.

[4] Ibid.

[5] Ibid., 23.

[6] Ibid., 24-25.

[7] Documento en línea (http://www.mpcomunas.gob.ve/wp-content/themes/comunas/documentos/ley_organica_de_las_comunas.pdf)

[8] Hugo Chávez, El Socialismo del Siglo XXI, 68.

[9] Documento en línea: http://www.mpcomunas.gob.ve/wp-content/themes/comunas/documentos/ley_organica_de_las_comunas.pdf)

[10] Hugo Chávez, El Socialismo del Siglo XXI, 80-81.

[11] Ibid., 83.

[12] Ibid., 85-86.

[13] Ibid., 89.

[14] Ibid., 111.