Religion

(III) La muerte (por Jan Doxrud)

¿Por qué le tememos a la muerte?Las respuestas pueden ser múltiples. Pero quizás muchas de las explicaciones se reducen a la incertidumbre frente a lo desconocido y la angustia y miedo de abandonar lo conocido. De sólo pensar que existirá un momento en que no veré más a mi padre, madre, hijos, hermanos, el cielo y las montañas, se produce un gran vértigo existencial. Por lo demás, con la muerte ya ni siquiera experimentaré las emociones y sentimientos, los lazos afectivos cesarán y ni siquiera  me percibiré a mi mismo, puesto que el “Yo” cesará de existir.

(III) Christopher Dawson y las raíces cristianas de Europa: proceso de secularización (por Jan Doxrud)

¿En qué consiste este proceso de secularización al que hace referencia Dawson?El autor traza una genealogía para dar cuenta de cómo fue gestándose este proceso en el seno mismo de la cultura occidental cristiana. La civilización cristiana, si bien se caracterizó por una amplia unidad bajo el catolicismo, en realidad subyacía una heterogeneidad social y cultural producto de la incorporación de diversas tradiciones, desde aquella encarnada en los pueblos pertenecientes a la cuenca del Mediterráneo y aquellos pueblos ubicados al norte, en Alemania y Escandinavia. Dawson destaca un rasgo esencial de la civilización occidental: el cambio, la sucesión y alternancias de “fuerzas espirituales”

(II) Christopher Dawson y las raíces cristianas de Europa. La cultura occidental y el proceso de secularización (por Jan Doxrud)

 Una de los puntos medulares del pensamiento de Dawson es la centralidad que juega la religión, en este caso el cristianismo, como pilar esencial que configura la identidad cultural de Occidente.En otras palabras, para Dawson existe un lazo directo y, por ende, una relación simbiótica entre cultura y religión. Otra forma de entender esto es ver el cristianismo como una suerte de matriz o molde que configura la vida de las personas. Es por ello que Dawson mostró cierta preocupación por aquellas ideologías que intentaron sustituir al cristianismo como fue el caso del nacionalismo o el comunismo. En su “Estudio de la cultura cristiana” Dawson explica que la ideología nacionalista impuestas en las escuelas y universidades alemanas terminó por transformarse en una de las fuerzas más destructivas que amenazaron con poner fin  a la cultura occidental.

(I) Christopher Dawson y las raíces cristianas de Europa: Introducción (por Jan Doxrud)

En este escrito me referiré a la figura del historiador e intelectual católico Christopher Dawson (1889-1970),su concepto de cultura, así como su visión sobre lo que conocemos bajo el nombre de “civilización occidental” y su evolución (y potencial destrucción). También abordaré el núcleo del pensamiento de Dawson y que es la centralidad que ocupa la religión en la configuración de la identidad cultural de Occidente, en otras palabras, la existencia de un lazo indisoluble y una relación simbiótica entre cultura y religión.  Cabe aclarar que cuando se habla aquí de las “raíces cristianas de Europa”, debe entenderse tal como lo planteó el poeta T.S Eliot.


(II) Thomas Keating, O.C.S.O y la Espiritualidad Cristiana desde abajo (por Jan Doxrud)

En   el   lo   que sigue de este escrito me referiré al tema de la espiritualidad desde la perspectiva de   la   tradición   cristiana - católica y me basaré principalmente en los escritos del nonagenario monje  católico  perteneciente a La Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (también conocida como Trapenses) me refiero al padre Thomas Keating (1923). Keating es uno de los principales maestros de oración contemplativa (Centering Prayer) dentro del mundo cristiano. Cursó sus estudios en Yale y Fordham, para luego ingresar a la vida monacal.

(I) Thomas Keating, O.C.S.O y la Espiritualidad Cristiana desde abajo (por Jan Doxrud)

En  este   artículo   abordaré  el  tema de la espiritualidad cristiana, tema que puede resultar un tanto “elevado”, lejano  y  etéreo  para  algunas  personas. Ahora  bien, como  tendremos  la  posibilidad de ver, la espiritualidad no tiene  nada  de  mágico,  sobrenatural,  siendo  más  bien  algo  bastante terrenal. Quizás  es  la  palabra  “espíritu” (soplo  o  aliento)  la  que puede distorsionar nuestro entendimiento  del  concepto  de  “espiritualidad”, ya que este concepto de espíritu prácticamente está en boca de todos y no sabemos realmente qué significa.

Maya o el velo de la ilusión (por Jan Doxrud)

¿Cómo es posible que existan personas que crean en demonios, fantasmas o espíritus desencarnados? ¿Cómo es posible que ciertas personas crean que existan “energías” misteriosas como si existieran independiente de los cuerpos de los cuales son sólo propiedades”? ¿Cómo es posible que existan personas que crean que los muertos pueden “hablar” por medio de un “medium”? ¿Cómo es posible que existan personas que conciban al ser humano desde un punto de vista dualista, es decir, que está compuesto por un cuerpo y un alma? Por otro lado, podemos preguntarnos, ¿Cómo es posible que existan personas que no crean en seres fantasmales o cualquier entidad que no requiera de un cuerpo para existir?

(II) Bosquejo sobre la filosofía de vida de León Tolstói (por Jan Doxrud)

Tolstói se mostraba escéptico frente a los progresos materiales, y se mostraba contrario, tal como lo escribe el 14 de abril de 1903, de medir el progreso humano de acuerdo con los éxitos técnicos y científicos. Ahora bien , tampoco se mostraba como un partidario acérrimo de Rousseau y su concepción romántica del “estado de naturaleza” previo al desarrollo de la civilización. Para el escritor ruso el aumento del bienestar de los seres humanos se producía únicamente cuando se producía un aumento del amor, que hace iguales a todos los hombres. En relación a al ciencia, Tolstoi se muestra como un fenomenista, es decir, escribe en su diario que los hechos no existen, puesto que todo lo que existe son nuestras percepciones de los hechos, algo que nos recuerda a aquella frase del Obispo Berkeley: “Ser es ser percibido”.

(I) Bosquejo sobre la filosofía de vida de León Tolstói (por Jan Doxrud)

Lev Tolsói (1828-1910) no necesita presentación. Es considerado como uno de los titanes de la literatura universal y de la literatura la rusa, principalmente por sus dos voluminosas obras: “Anna Karenina” y “Guerra y paz”, obras que pone a prueba a la paciencia de cualquier lector tal como sucede como el “Ulises” de James Joyce o “En busca de tiempo perdido” de Marcel Proust

Política y politización (3): el Estado subsidiario

A finales del siglo XIX surgieron nuevas ideas en torno a la organización de la sociedad y al papel que el Estado debía jugar dentro de esta. Alvarado y Galaz, así como otros autores en la misma obra citada, enfatizan en el concepto de subsidiariedad en Chile es mal comprendido, tanto desde la derecha política, que enfatiza su dimensiónnegativa,  como la izquierda, que la asocia también a su aspecto puramente negativo y al desarrollo del proyecto neoliberal durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Breves palabras sobre el ateísmo (por Jan Doxrud)

Con el paso de los años, el ateísmo comenzaría a adquirir tintes negativos y terminaría por ser utilizado para difamar a las personas. Como explica el historiador y académico de la Universidad de Groningen, Jan N. Bremmer, el concepto “ateo” tal como era utilizado por Platón significaba “carente de Dios”, “sin dioses” y “olvidado por los dioses”.

(II) El “Socialismo del Siglo XXI: Hugo Chávez y la "cristología" anti-imperialista (por Jan Doxrud)

Examinemos ahora cuál era la visión que tenía  Hugo Chávez sobre este nuevo socialismo. En su “Socialismo del Siglo XXI”, Chávez comienza afirmando que la revolución en Venezuela fue la última revolución del siglo XX:

cuando casi se habían cancelado los caminos revolucionarios; cuando se habían apagado casi todas las luces en el horizonte mundial y se proclamaba el planteamiento hegeliano del fin de la Historia desde los centros de pensamiento del poder hegemónico imperial[1].  

Reseña, Encíclica "Laudatio si’: El Papa Francisco y la Ecología (por Jan Doxrud)

La Carta Encíclica «Laudatio» Si’” del Papa Francisco está inspirada por la figura de San Francisco de Asís (1182-1226), quien cantaba en su “Cántico de las creaturas”: «Laudatio si’ mi’ Signore» - “Alabado seas mi Señor”. Pero sabemos que la figura de San Francisco de Asís no sólo inspiró la Encíclica papal, sino que el mismo nombre adoptado por el Cardenal Bergoglio.

Buddhismo: ¿Qué es (o no es) el Nirvana? (2) (por Jan Doxrud)

Entender el concepto de nirvana es tan complejo como entender el concepto de “vacío” en el buddhismo, de manera que de entrada advierto que aquí no se encontrará una definición de diccionario de este concepto y, más bien, surgirán dudas y cierta confusión en torno a esta palabra.  Como recordaba el historiador de las religiones, Mircea Eliade (1907-1986), el Buddha no ofreció ninguna definición de nirvana, pero en sus enseñanzas vuelve una y otra vez sobre los atributos del nirvana, y el camino por medio del cual se puede alcanzar. Ahora bien, la palabra nirvana no es ajena a las personas, ya que es una palabra, en cierta medida familiar, que pareciera tener un significado claro: estado de beatitud, dicha y plenitud. También se asocia esta palabra con un estado caracterizado por la independencia del individuo en relación a sus pasiones, así como la liberación del ciclo de reencarnaciones.

El desafío del pluralismo religioso: ¿salvación para algunos, nadie o para todos? (por Jan Doxrud)

Abordar el tema de la religión es sin duda delicado ya que toca las fibras más sensibles de miles de millones de seres humanos. Pero existen ciertos temas que no pueden pasarse por alto y que guarda relación con un hecho bastante obvio: existen miles de millones de personas que tienen creencias religiosas diferentes. No está de más decir que este artículo no pretende dar respuestas definitivas a temas complejos sino que constatar lo que considero son hechos que cualquier persona religiosa (en el amplio sentido del término, es decir, incluyendo tanto a  teístas, agnósticos y ateos) no puede dejar de lado. En nuestros tiempos ya no hace falta viajar a Asia o pasearse por ciertos países de Europa para tomar conciencia de la multiplicidad de creencias religiosas que existen (o de no creencias). Y no me refiero únicamente a las diferencias obvias que el lector podrá pensar, es decir, que existe el cristianismo, el Islam, el hinduismo, el buddhismo, etc.