(1) Konrad Löw, ¿por qué fascina el marxismo? (por Jan Doxrud)

(1) Konrad Löw, ¿por qué fascina el marxismo? (por Jan Doxrud)

Konrad  Löw  es  un jurista y politólogo alemán nacido en Munich, en 1931. También se desempeñó como  académico  en  la Universidad  de Erlangen-Nüremberg, Bayreuth y en el Instituto de Política de  Munich.  El  libro  al  que  me  referiré  en  estos  escritos  es  uno  que  fue  publicado  en  1981 bajo el título: La fascinación del comunismo. La edición que tengo en mis manos es la de la Editorial Andrés Bello, del año 1983. Ahora bien, en este caso específico Konrad Löw se refiere al comunismo marxista - leninista, razón  por  la  cual  el  título de este escrito es: “La fascinación por el marxismo”.

El objetivo de este escrito es dar respuesta, en la medida de lo posible, a las siguientes preguntas.

-¿Por  qué  razón fascinan  las  ideas  de  Marx? Marx  es  un autor  complejo, con escritos filosóficos y políticos  que  no son  amigables  para el lector debido al estilo, uso de conceptos y conocimientos previos para comprenderlos (por ejemplo: la filosofía de Hegel o el pensamiento de Feuerbach entre otros).

-¿Qué  es  lo  que  fascina  de  Marx?  ¿Sus  ideas  económicas?  ¿Sus  escritos  políticos?  ¿Sus escritos económicos? Como señalé en otro artículo, lo que más seduce  a  las  personas  de  las ideas de Marx no son las ideas contenidas en alguno de los 3 volúmenes de “El Capital” (pocas personas tendrían la paciencia de pasar más allá del volumen 1) En realidad El Capital del Marx es un libro indigerible y, como  bien  señaló  Henri  de  Man, su hechizo radica precisamente en su carácter incomprensible, a sus “alardes de erudición, a su mística algebraica, a su pesada indigestabilidad·. 

-¿Acaso lo que seduce es más bien el mensaje redentor, las promesas de una perfectamente igualitaria, una sociedad sin contradicciones de clases y bajo la cual se vive en una perfecta armonía? 

-En  virtud  del  punto  anterior  podemos  preguntarnos: ¿Fue  Marx  un  economista? ¿Un filósofo? ¿Fue un profeta que fracasó rotundamente en su  diagnóstico  sobre  la  evolución de la sociedad? ¿Se ha transformado el marxismo en una religión dogmática que operó y opera en el reino de la utopía y, por ende, al margen del mundo real?

-¿Es  Marx un autor importante dentro del pensamiento pero que, por otro lado, está excesivamente sobrevalorado?  Sobrevalorado  en  el sentido de que se le atribuye a Marx una importancia exagerada que NO la merece puesto que sus ideas están completamente superadas. Su pensamiento económico, sus  ideas  y  lenguaje  empleado pertenecen  más  a  la mentalidad del siglo XIX que a la del XXI. Su pensamiento filosófico es estéril, añejo y que no aporta en nada a los problemas contemporáneos. En fin, las ideas medulares del pensamiento de Marx resultaron ser falsas y lo verdadero resulta ser trivial y, por lo demás, no fueron creaciones originales de Marx.

Captura de pantalla 2018-06-10 a la(s) 19.26.01.png

Hay varios  aspectos  del  marxismo y el leninismo que omitiré puesto que los he desarrollado en distintos artículos en mi página web.

Entremos  de  lleno  al  tema. El  comunismo, el  marxismo  y  el  leninismo  han fracasado y esto es  un  hecho  que  no  resiste mayores análisis.Es un hecho que durante el siglo XX absolutamente todos  los  regímenes que se declararon como marxistas-leninistas fueron dictaduras criminales que se mantuvieron en  el  poder por medio de un control absoluto y  una represión brutal. Así sucedió con la  dictadura  leninista  que  tomó  forma  y se perfeccionó bajo Stalin, así sucedió con ese hecatombe que  fue  la  revolución  China  bajo el dogmatismo purista de Mao, así sucedió (y sucede) con Corea del  Norte  bajo  la  dinastía comunista Kim, así sucedió con la Rumania del matrimonio Ceaucescu, así  sucedió  con  la  República Democrática Alemana bajo el ojo de la Stasi, así sucedió con la utopía agraria  de  los  Jemeres Rojos  en  Camboya,  así sucedió (y sucede) con la dictadura tropical cubana, y  la  lista  puede  continuar.  Como  señalé  en  otro  artículo, el  comunismo  ya no era una mera fantasía  de  idealistas  bien  intencionados  sino  que  pasó  a ser una ideología intrínsecamente criminal.Quedó en evidencia que el comunismo y la represión  continua  van de la mano, vale decir, mantienen una relación simbiótica puesto que el primero no sobrevive sin el segundo.

Los  “socialismo  reales” terminaron  por  colapsar  sin  que  mediara  una   guerra. Ahora bien, lo  impactante  no  resulta  ser  el  desplome  del  bloque  socialista sino  que,  más bien, ¿cómo logró un  sistema  tan  ineficiente  perdurar   tanto  en  el tiempo? Quizás  lo  más  impactante,  y  sobre lo cual advirtió también Jean Francoise Revel, son  las  conclusiones  a  las que llegaron los comunistas huérfanos  de  ideología. En  primer  lugar  no  hubo  ninguna  autocrítica, menos  frente a personas que  no  pertenecieran  a  las  filas  del  comunismo. Las  únicas  autocríticas  que  pueden escucharse son aquellas “de manual”, como las que realiza la diputada chilena del Partido Comunista: Camila Vallejo.Frente a la pregunta ¿No mostró la Unión Soviética que el comunismo está destinado al fracaso?, Vallejo responde:

“Yo  creo  que  en  el  mundo  no  ha  existido  el  comunismo, se han hecho, de acuerdo a particularidades y  momentos  históricos, distintos  procesos  de  construcción  de  socialis­mo, algunos  han  desencadenado en  el  fracaso, condiciones  adversas  para  su  desarrollo, burocracias  extremas, caudillismos y creo que el comunismo es un ideal de sociedad que todavía no se ha visto en su plenitud en ninguna parte del mundo.  El comunismo básicamente es generar una  sociedad  donde  tengamos  real­mente igualdad de condiciones, donde cada uno reciba de acuerdo a sus necesidades y aporte a través del trabajo según sus capacidades, eso es el comunismo, una sociedad sin clases, una sociedad donde existan hombres y mujeres verdaderamente libres y que logren su plena emancipación moral, intelectual y material”. 

Captura de pantalla 2018-06-10 a la(s) 19.29.45.png

Veamos.  La  diputada  señala  un  ya  “clásica”  frase y es que el comunismo nunca ha existido, y que todos los intentos anteriores encarnados por los socialismos reales del siglo XX fueron proyectos bien intencionados  pero  que, en  el  camino, se  desviaron  del “ideal”. Y esto último, el “IDEAL” resulta ser  central. El  comunista  vive y se refugia en una utopía y juzga todo, esto es, la realidad social política y económica realmente  existente  desde  la cómoda perspectiva de un ideal utópico que es  el  comunismo. El  ideal comunista es perfecto, vale decir, es un instrumento inmaculadoque no  puede  errar, de  manera  que todas  los  fracasos  y  atrocidades  ocurridas en el pasado (y las que puedan ocurrir en el futuro) se explican por el simple hecho de que fueron los seres humanos los que no  tuvieron  la habilidad de hacer un buen uso del “instrumento”. Este es un razonamiento bastante cómodo  puesto  que  otorga  al  militante  comunista  de una protección perpetua frente a cualquier error: el error se debe a los seres humanos y no al instrumento o al ideal comunista. 

Como  bien  comentaba  Revel, la  caída del comunismo fue un alivio para los comunistas puesto que  el  fracaso  de  los  socialismos  reales  era  tan  evidente  que  ya  se  hacía  extremadamente difícil  poder  defenderlo. Así,  señala Revel, el derrumbe del socialismo significó que el ideal volvió a transformarse en una utopía y, como tal, más fácil de defender puesto que la utopía, por definición, es  inmune  a  la  crítica. Otro  punto  que  llama  la  atención  de  las  palabras de Vallejoes que el fracaso  del  proceso  de  construcción  de  un  mundo comunista se debe siempre a factores externos, por  ejemplo  la burocratización y el caudillismo. Pero si estos dos rasgos son considerados como algo negativo  en  el  proceso  de  construcción de la utopía comunista, ¿por qué razón la diputada Vallejo apoya  a  delirantes  caudillos megalomaníacos como Fidel Castro, Ernesto Guevara o Hugo Chávez? ¿Por qué apoya al régimen “dictatorial y a la burocracia ineficiente del chavismo que ha dejado al país en la ruina?

Fina parte 1