(VI) Economía marxista: La ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (por Jan Doxrud)

(VI) Economía marxista:  La ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (por Jan Doxrud)

Podríamos tener también el caso de que la jornada fuese reducida de 12 a 10 horas, pero en lugar de dividir la jornada en 6 horas de trabajo pagado para el trabajador y 6 horas para el capitalista, se divide en 4 horas para el trabajador y 6 horas para el capitalista. Esto tendría como consecuencia un incremento de pv’:

Captura de pantalla 2018-11-11 a la(s) 13.07.27.png

En cuanto a O’ o composición orgánica del capital, sabemos que consiste en la proporción entre el capital constante y capital variable determinada por la proporción entre el volumen de los medios de producción y la fuerza de trabajo viva. También se señaló que está también puede ser formulada como  como O’ = C/V O como O’ = C/C + V . De acuerdo a esto, si tenemos dos empresas X y Y, donde la primera invierte 400 en c y 100 en v, mientras que la segunda invierte 250 en c y 250 en v, tenemos lo siguiente:

Captura de pantalla 2018-11-11 a la(s) 13.08.06.png

Esto significa que X utiliza más capital constante en relación al capital variable, lo contrario al caso de Y. En  cuanto a la tasa de ganancia a G’ se afirmó que consiste en la relación existente entre la plusvalía y la inversión total por parte del capitalista. De manera que G’ representa la rentabilidad de la empresa, vale decir, el uso eficiente del capital. Lo que hace el capitalista en este caso es comparar su inversión total con la masa de plusvalía que obtiene, teniendo en consideración que es siempre v el que crea valor adicional

Una vez hecho el recuento acerca de pv’, O’ y G’ continuemos el análisis del ciclo económico ortodoxo. De acuerdo a esta, la tendencia decreciente de la tasa de ganancia es el resultado del creciente aumento del de c sobre v, es decir, un aumento de O’. Recordemos que, de acuerdo a la teoría del valor de Marx, sólo es el trabajo vivo el que produce plusvalía y la cantidad de pv’ que puede producir por un obrero durante una jornada se encuentra necesariamente limitada por las horas del día. Pero tenemos que el valor de los medios de producción que el trabajador emplea puede aumentar sin límite. De esto tenemos como resultado que la plusvalía producida disminuye como proporción del capital total, lo que significa que G’ disminuye. Siendo G’, de acuerdo a Marx, el acicate de la producción capitalista, su disminución “amortigua el ritmo de formación de nuevos capitales independientes, presentándose así como un factor peligroso para el desarrollo de la producción capitalista, alienta la superproducción, la especulación, la crisis, la  existencia de capital sobrante junto a una población sobrante”[1]. De acuerdo a lo anterior, tenemos entonces:

Captura de pantalla 2018-11-11 a la(s) 13.08.33.png

La primera ecuación representa la composición orgánica del capital y la segunda representa una tasa de ganancia alternativa, de acuerdo a la cual G’ varía directamente con la tasa de plusvalía (pv’) e inversamente con la composición orgánica del capital. De acuerdo a esto, si Ios capitalistas invierten relativamente más en maquinaria y menos en fuerza de trabajo, entonces O’ aumenta y G’ disminuye. Esta es una dinámica inherente del sistema capitalista de la cual no puede escapar, ya que aquellos sectores que utilicen capital constante mayor y logren reducir costos de producción, recibirán mayores utilidades de manera temporal. Esto, a su vez, provocará a la larga que los precios de las mercancías bajen para reflejar estos menores costos y aquellos productores que no se mantengan a la par con sus competidores, finalmente serán desplazados del mercado. Tenemos también que mientras más grande sea la eficiencia de la producción, más bajo es el valor de la fuerza de trabajo, así como el número de horas requeridas para producir lo necesario para su subsistencia y por otro lado, mayor es la cantidad total de ganancia producida por día de trabajo. Otro efecto del aumento de O’ es el aumento del ejército de reserva o de número de desempleados.  El capital variable experimenta una disminución relativa en proporción al capital constante, en la medida que se desarrolla la técnica, por lo que, con la acumulación creciente de capital y el aumento de O’, disminuye relativamente la demanda de trabajo.

Así se forma esta superpoblación relativa, vale decir, una parte de la fuerza de trabajo que sobra en relación con la sus necesidades de la acumulación del capital. Se da la situación en que, por un lado, el capitalista produce para vender, pero por otro lado, éste necesita de la solvencia de los consumidores. Pero si resulta que cada vez más trabajadores quedan desempleados, entonces habrá una baja progresiva de demanda de mercancías debido a la pérdida de poder adquisitivo de la masa de obreros. He aquí una de las grandes contradicciones, ya que tenemos  el movimiento de los salarios que se mueven en sentido opuestos al de las ganancias de los capitalistas. A esto debemos sumar la creciente concentración del capital o aumento del volumen de capital como resultado de la acumulación de la plusvalía obtenida en un determinado sector, y la centralización del capital o el aumento del volumen de capital por efecto de la fusión de varios capitales en uno. Tanto concentración como centralización conducen a la acumulación de grandes riquezas en manos de unos pocos capitalistas. Ya nos referimos a las fuerzas que pueden temporalmente compensar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

978844601222.JPG

En primer lugar, pv’ puede aumentar forzando a los trabajadores a intensificar su ritmo de trabajo o alargando la jornada laboral.

En segundo lugar, el capital constante se puede abaratar, teniendo en cuenta que la razón de capital constante con trabajo es una relación de valor, entonces en la medida en que la maquinaria y materias primas bajan de costo, el incremento de O’ y la baja de G’ se tornan más lentos.

En tercer lugar, los salarios pueden experimentar una disminución temporal por debajo de su valor.

En cuarto lugar, el comercio exterior ayuda a elevar G’ ya que abarata tanto los elementos del capital constante como de aquellos bienes de primera necesidad. A esto se añade que las inversiones en las colonias generan tasas de ganancias más altas, debido a que O’ es baja y a que la explotación de los trabajadores es mucho más intensa.

En quinto lugar tenemos también que pv’ se incrementa y a su vez reduce el valor de la fuerza de trabajo por medio de una creciente eficiencia de la producción.

Por  último tenemos  que surgen sectores que utilizan mucho trabajo vivo como resultado de la disponibilidad de mano de obra fruto del aumento del ejército de reserva, de manera que las altas tasas de ganancias de estos sectores participan de la tasa media de ganancia del sistema como un todo.  


[1]El Capital, tomo 3, 240.