(II) Breve reflexión sobre los viejos y nuevos autoritarismos (por Jan Doxrud)

(II) Breve reflexión sobre los viejos y nuevos autoritarismos (por Jan Doxrud)

Comencemos analizando el concepto de regímenes autoritarios. Como nos recuerda Gianfranco Pasquino, existen dos definiciones generales de regímenes autoritarios y de regímenes totalitarios. Empecemos por el primero. Siguiendo al cientista político y sociólogo Juan Linz (1926-2013) los regímenes autoritarios son sistemas de pluralismo político limitado, que se traduce en la falta de competencia partidista-ideológica por el poder genuina.

A esto hay que añadir que la clase política no rinde cuentas de su labor, puesto que las lealtades de los dirigentes se dirigen hacia aquellos que le han otorgado el poder por medio de cargos de manera que, como señala Pasquino, el poder fluye desde arriba hacia abajo.

En tercer lugar tenemos que estos regímenes carecen de una ideología guía articulada y no existe movilización política capilar. En lugar de esto, Linz señala que existen “mentalidades”, es decir, un conjunto de creencias menos codificadas y menos rígidas que las ideologías que subyacen a regímenes totalitarios como es el caso del comunismo. En lo que respecta al liderazgo, este puede residir en un líder o un pequeño grupo que ejerce el poder de manera arbitraria.  

Las dictaduras o regímenes autoritarios  comparten, por ende, un elemento en común y es que constituyen sistemas de coerción (no de consenso), en otras palabras, consiste en un sistema político que se fundamenta en el uso sistemático de la fuerza para poder mantener sus estructuras intactas. Este es el caso de las dictaduras militares personalistas o cívico-militares o de democracia vigilada o “protegida” como señaló Pinochet.

Aleksandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia desde 1994

Aleksandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia desde 1994

Los cientistas políticos también han confeccionado tipologías de regímenes autoritarios teniendo en consideración las siguientes variables:

1) Números de actores

a) Poder unipersonal

b) Coalición dominante

2) Justificación ideológica: pueden ser variadas como ideologías muy bien articuladas como el comunismo u otras ideas como el nacionalismo, la tradición e incluso la eficiencia tecnocrática.

3) Nivel de movilización

a) Elitismo. Ausencia o muy escasa movilización de las masas como ocurren en las dictaduras militares tradicionales.

b) Movilización puntual o excepcionales.

c) Movilización permanente.

d) Movilización populista

 4) Grado de institucionalización

a) Formas primarias: el sistema conserva formas tradicionalistas ya existentes.

b) Formas secundarias: intentan crear algún sistema institucional complejo que se fundamenta en alguna forma política legitimada desde un punto de vista doctrinal (pseudoparlamentarismo, pseudoppresidecialismo).

Pasemos ahora examinar algunas ideas de la obra de Andreas Schedler. El autor nos habla del fenómeno de los regímenes electorales autoritarios que practican el autoritarismo tras la fachada institucional de la democracia representativa. La democracia ha sido históricamente un instrumento de control y manipulación de las elites en el poder. Schedler señala que estos regímenes electorales autoritarios pueden ser concebidos como regímenes híbridos o mixtos que combinan rasgos autoritarios con rasgos democráticos. Ahora bien, estas autocracias electorales, como explica Schedler,  pertenecen a la extensa familia de los regímenes no democráticos modernos. La modernidad autoritaria, añade el mismo autor, implican los siguientes elementos:

a)    Estados territoriales.

b)   Diferenciación funcional: los Estados modernos están inmersos en redes de interdependencia, de manera que interactúan con otras esferas de acción que poseen su propia lógica como la Iglesia, sociedad civil en general, la ciencia, la familia, etc.

c)  Contingencia   ideológica : los  regímenes   autoritarios   modernos   son   postradicionales  y postrascendentales,  es decir, NO   pueden   gobernar   invocando   simplemente  la  tradición o la voluntad divina. Así, explica Schedler, como carecen de un techo ideológico seguro, se busca refugio en otras  fuentes  de legitimidad: nacionalismo, socialismo, valores asiáticos o,  como en  el  caso de Venezuela  se  reviven  ideales  y  figuras  del  pasado  como  la  de  Simón  Bolívar  mezclada con el indigenismo y el socialismo.

d)    Tecnologías de poder: Schedler se refiere específicamentea la organización burocrática y los medios de comunicación masivos. Pero a esto añade las policías secretas, campos de concentración y organizaciones juveniles.

9780199680320.jpeg

¿Cuáles son los recursos que poseen los regímenes electorales autoritarios? Schedler señala que el Estado  y  el  mercado  ofrecen  a  los  gobiernos dos recursos medulares que son, respectivamente, la violencia  y  el  dinero  que, a  su  vez, les  permite  perpetuarse  en  el  poder y reproducir las alianzas políticas  (mediante  la  distribución  de  recursos  materiales). Schedler  señala  que  las  estrategias que  pueden  utilizar  lo regímenes autoritarios electorales (RAE) son los siguientes. El primero es   la  violencia, por  medio  de  las  fuerzas  de  orden  y  Fuerzas  Armadas, así  como instituciones burocráticasen  donde el  Estado  ejerce  represión con el objetivo de infundir miedo en la población. Otra estrategia  es  el  dinero por medio del cual el Estado ejerce la cooptación por medio de la cual ya  no  infundirá  miedo  pero  si  despertara en actores claves intereses importantes dentro de grupos que son clave para mantener y perpetuar el régimen. Por último, el Estado puede echar mano a la ideología como medio para manipular el sistema y justificar sus diversas acciones. A continuación se muestra un cuadro de“menú de la manipulación electoral”

Captura de pantalla 2017-09-15 a la(s) 12.34.23.png

¿A  qué temen  los  regímenes  autoritarios? La  respuesta es: la  incertidumbre. Schedler señala que esta clase de regímenes padecen dos formas de incertidumbre. En primer lugar está la incertidumbre institucional, esto es, que su permanencia en el poder nunca es segura, lo que se traduce en que estos regímenes deben estar constantemente evitando, detectando y conteniendo amenazas a su poder. En segundo lugar  tenemos  la  incertidumbre informativa, esto es, que los regímenes autoritarios nunca pueden  saber  a  ciencia  cierta  que  tan  seguros  están. En   virtud   de  la  incertidumbre es que los regímenes  autoritarios  intentan, mediante  sus  instituciones, reducirla s su mínima expresión. Para lograrlo  disponen   de  un  repertorio  de  manipulación  electoral. Como  destaca  Schedler, las elecciones   son   sumamente  relevantes  puesto  que  son  generadoras de información, es decir, permiten  al gobierno saber sobre la cantidad de adherentes y opositores con los que cuenta. En segundo  lugar las elecciones son distribuidoras de información, esto es, permiten a los gobiernos diseminar  información  referente  a  su  propio poder, respaldo con el que cuenta y la reputación del régimen. Es por ello que la arena electora es relevante y los regímenes autoritarios tendrán incentivos para restringir a los adversarios

Por  ejemplo, Schedler  destaca  las   restricciones  a  la  oferta  dentro  del  mercado electoral. Para ello  pueden   simplemente  excluir   a   partidos   opositores  mediante  la  violencia  o  un  diseño institucional  excluyente.  En  el  último  caso  (el  diseño)  Schedler señala casos como el de México (posrevolucionario)  y  sus  leyes  electorales que  mantuvieron  al  margen de la arena electoral a los partidos regionales y religiosos. También  cita  el  caso de la ley egipcia bajo el gobierno de Mubarak que  marginó  las actividades partidarias que amenazaran la el orden establecido. También se puede marginar s contendientes  por  la vía administrativa, por medio de una serie de requisitos engorrosos para  ser  candidatos, requerir  una  cantidad irrazonable de firmas notariadas, depósitos financieros, etc. Las agencias  del  Estado  tales  como agencias de auditoría y organismos anticorrupción pueden transformarse  en  cómplices  para margina a partidos políticos opositores por medio de acusaciones tales  como  malversación  de  fondos, corrupción  o  evasión  fiscal. Otro  método  es  la creación de partidos de oposición por parte del gobierno, una suerte de clonación del candidato opositor, señala Schedler, para así confundir al electorado.

an-opposition-supporter-holds-a-venezuelan-flag-with-a-sign-that-reads-no-more-dictatorship-during-a-protest-against-venezuelan-president-nicolas-maduro-s-government-in-caracas-venezuela-march-30-2017-reuters-marco-bello.jpg

Así, a la hora de someter al banquillo de los acusados a regímenes como el venezolano o el nicaragüense, no debemos enfocarnos simplemente en las instituciones formales sino que en las prácticas reales que se llevan a cabo.

¿En qué se diferencian las dictaduras y regímenes autoritarios de los sistemas totalitarios? Como señalan los politólogos, una diferencia esencial radica  en  la  intencionalidad, es decir,  los regímenes totalitarios  no  buscan (como  los   regímenes  autoritarios)  el   sometimiento   de   la sociedad, sino que buscan la conformación de la sociedad misma lo que se traduce en la desaparición de la frontera entre la esfera de la sociedad civil y la esfera estatal. En resumen, los totalitarismos se embarcan en un ambicioso  proyecto  de ingeniería social que busca la transformación y adaptación de los ciudadanos a  la  ideología oficial. En cuanto a una caracterización más acabada de los regímenes totalitarios, tenemos la realizada por Carl J. Friedrich y Zbigniew Brzezinski. Como nos recuerda Pasquino, para estos autores los regímenes totalitarios presentan las siguientes características:

-La presencia de un partido único.

-Existencia de una policía secreta muy desarrollada.

-Monopolio estatal de los medios de comunicación.

-Control centralizado de las organizaciones políticas, sociales, culturales.

-Planificación, en distinto grado e intensidad, estatal de la economía.

-Subordinación e ideologización de las fuerzas armadas.

-Existencia de una ideología coherente con un sentido, una utopía final y los medios prácticos para alcanzar tal utopía.

Fin parte 2