(II) De la neurona a la conciencia: ¿Qué es el materialismo? (por Jan Doxrud)

(II) De la neurona a la conciencia: ¿Qué es el materialismo? (por Jan Doxrud)

Existe otra concepción del mundo además del monismo, me refiero al pluralismo. En términos generales el pluralismo es una concepción que  defiende la idea de que existen más de una especie de objetos de una determinada categoría. Un ejemplo de pluralismo es el ya mencionado “dualismo” (ya   sea   ontológico   o   antropológico) que   puede tomar la forma cuerpo-alma, cuerpo-espíritu o mente-materia.  En suma, el dualismo ontológico, como señala Bunge, “es la concepción según la cual el mundo está compuesto de cosas de dos tipos: materiales e ideales, mundanas y ultraterrenales, profanas y sagradas, o buenas y malas”.

Pasemos  a  analizar   el   concepto de materia y materialismo. Cabe señalar que es el concepto de materia y materialismo  es  polémico y ha gozado de mala fama. Una de las razones es que la filosofía materialista se opone a  cualquier ontología dualista que platee la existencia de mundos situados más allá de este mundo natural. Es por ello que el materialismo suele incluso homologarse con el ateísmo o con una visión frívola, desapasionada, racionalista y desencantada del mundo. Aunque esto pueda explicarse   por   una   confusión   entre   una   filosofía materialista y el materialismo moral (codicia, amoralismo, búsqueda   del   poder  y  el placer a cualquier costa) Pero igualmente existe una “brecha ontológica insalvable” entre una visión materialista del mundo y una visión dualista del mundo, que admite   la   existencia   de   un mundo sobrenatural, así como seres sobrenaturales.  Así por ejemplo Swami   Vivekananda (1863 - 1902) en   una   de   sus   lecciones   en Londres oponía el (negativo) monismo   materialista (sólo existe la materia)  al  monismo espiritual (sólo existe Brahmán”. Es más, de acuerdo a Vivekanada el Vedanta Advaita había salvado dos veces a la India del materialismo

“Antes de que viniera Buddha, el  materialismo  se había expandido de una manera tremenda; era un tipo de materialismo  de  lo más horrible  que  pueda imaginarse; no como el de hoy día, sino mucho peor (…) los  materialistas admiten  que  de  esta  materia ha salido la esperanza, la religión y todo lo que   es. Yo   digo   que   todo   ha   salido   de   Brahman, de Dios. Pero el materialismo que se había expandido  antes de Buddha, era de esa especie grosera que enseña: Coman, beban y estén alegres; no hay Dios; ni alma, ni cielo; la religión es sólo una maquinación de los malos sacerdotes”.

  d'Holbach publicó su obra bajo un pseudónimo

d'Holbach publicó su obra bajo un pseudónimo

Un   representante   de   este   materialismo   fue   el   intelectual ateo y materialista Paul Heinrich Dietrich,   barón   d'Holbach (1723 - 1789). Realicemos   un  breve   paréntesis   para   referirme a este   autor    para  luego   continuar con el concepto de materia y materialismo. En su “Sistema de la naturaleza” (= universo o sistema material) de Holbach señala que el hombre es obra de la naturaleza, lo que se  traducía  en  que  existe en ella, se encuentra sometido a sus leyes y no puede salir de estas o franquearlas, ni siquiera mediante el pensamiento. En palabras del autor:

“En vano quiere lanzarse su espíritu más allá de las fronteras del mundo visible; siempre se verá obligado a regresar. Para un ser formado por la naturaleza y circunscrito a ella, no existe nada más allá del gran todo del   que   forma   parte  y  a cuyas influencias está sujeto. Los seres que se supone más allá de la naturaleza o distintos   de  ella serán siempre quimeras, de las cuales jamás nos será posible formarnos ideas verdaderas ni del lugar que ocupan ni  de  su  manera   de actuar.  No hay ni puede haber nada fuera del recinto que contiene a todos los seres”.

Tenemos  así   que   d'Holbach   desecha   de   un   plumazo  cualquier mundo y entidades sobre naturales, puesto que lo único que existe es la naturaleza. El  autor  no  pretende  personificar a la naturaleza   ni   concebirla como una entidad abstracta. A esto hay que añadir que de Holbach tenía una   concepción   dinámica   de   la  naturaleza. Todo está en movimiento en el universo afirmaba el  autor y que la esencia de la   naturaleza es actuar. Tal como lo señaló Heráclito miles de años atrás (y   alejándose   de   Parménides), d'Holbach   afirmaba   que   todo   lo   que  aprecía estar en estado de  reposo, no   permanecía   en   realidad   así en ningún instante, puesto que “todos los seres nacen, crecen, menguan y desaparecen continuamente con más o menos lentitud o rapidez”. Además de este dinamismo, de Holbach tenía una visión sistémica de la naturaleza. Para el autor, la naturaleza era “un   todo   cuyas diversas partes tienen diferentes propiedades, que después actúan según estas propiedades, que   están   en   acción y reacción perpetuas entre sí, que pesan y gravitan alrededor de un centro común, mientras   que   otras   se   alejan y van hacia la circunferencia, que se atraen y se repelen, que se unen y se separan, que por sus choques   y   aproximaciones continuas producen y descomponen todos los cuerpos que vemos, entonces nada nos obligará a recurrir a fuerzas sobrenaturales para darnos cuenta de la formación de las cosas y de los fenómenos que observamos

UNIVERSO+TIERRA+SISTEMA+DIVERSIDAD+CAMBIOS+INTERACCIONES+DINÁMICA.jpg

En   lo   que   respecta  al concepto de materia, de Holbach señalaba que esta era, en general,  todo lo que afectaba a nuestros sentidos de alguna manera. Lo que nosotros conocemos de los cuerpos son sus   propiedades  o cualidades (propiedades fenoménicas), y distinguimos las diferentes materias por los   efectos   o  cambios   que  producen   en   nuestros    sentidos,  señala  d'Holbach. Más  adelante en     su  obra,   el   autor   ofrece   una   descripción   de   lo  que él entiende    por  materia (aunque no da una definición) Explica  que esta posee propiedades tales como la extensión, la   divisibildad, la impenetrabilidad, la figurabilidad, la movilidad o la propiedad de tener un movimiento de mas.

Ahora continuemos con el conceto de materia. La RAE define la materia como :

Realidad espacial y perceptible por los sentidos de la que están hechas las cosas que nos rodean y que, con la energía, constituye el mundo físico.

En manuales de ciencia se suele leer que la materia es aquello que ocupa espacio y tiene masa, y que posee   tres   estados: sólido,  líquido y gaseoso.  El   fallecido   académico  de  Química Físca en el  Institute   of   Technology (Israel), Brian L. Silver,  explicaba que nuestra infinitesimal porción del Universo  contenía una aparente infinidad de formas, colores,  texturas,  sonidos,  olores y sustancias. Con esto quería dar a entender que la materia tiene un sinfín de expresiones, pareciendo ser la fuente de todo cuanto conocemos. Continuaba explciando Silver que la materia es el cuerpo del Universo y que   el   cambio   químico   y   nuclear   era  su  alma. Nosotros  nos mantenemos con vida debido a los   cambio químicos que ocurren a un nivel microscópico. Y como acertadamente señala el autor, si bien el cambio molecular  no  sea  el sentido de nuestras vidas, esta última cesaría sine este cambio. A esto añadía Silver:

“Somos seres materiales. Sólo un puritano como Bernard Shaw pudo pedir a quienes lo escuchaban que creyeran   en   un   mundo poblado de vórtices incorpóreos. El escenario de Shaw no explica cómo serían capaces de pensar nuestros descendientes etéreos. No existe evidencia de pensamiento independiente de la materia, materia viva. Si hemos de comenzar a comprender el Universo, nuestro punto de partida tiene que  ser  un  entendimiento  de  la materia: sus formas, organización, movimiento y transformaciones”.

Nivel de organizaci%f3n.png

Por su parte, Mario Bunge  define  la  materia  como  el  conjunto  de  todos  los objetos materiales pasados,  presentes  y  futuros. Cabe  tener  claro  que  el concepto mismo de “materia” es inmaterial, puesto  que  sólo  los objetos individuales pueden ser materiales. Para todo “X” (= material) entonces “X  es  mudable, es  decir, cambia. En  virtud  de  lo  anterior, si “X” (= material) entonces “X” posee energía.  La   energía,  como  ya  se  señaló, no  es solamente una propiedad, sino que es la propiedad universal  por  excelencia.  Cabe  aclarar  que  el concepto de materia en nuestro siglo es diferente a  la  materia  concebida  en  el pasado. Por  ejemplo, materia  no es sinónimo de masa, puesto esta última es una propiedad de algunas cosas materiales. Los fotones o neutrinos no tienen masa y son considerados  como  materiales. ¿Cómo  puede  ser  esto?  Incluso  tenemos   conceptos   como el de  "materia  oscura" que  sólo  se  conoce  indirectamente.  La astrónoma Vera Rubin, al medir la velocidad  de  rotación de las galaxias en la década de 1960 se percató de que las que estaban situadas en   los   extremos  giraban   a   la   misma velocidad que las más internas. La extraño de esto era que, de  acuerdo  a  las  leyes  de  la  física,  las zonas centrales de las galaxias, al tener una mayor densidad de materia la gravedad era entonces mayor y, por ende, las estrellas debían rotar más rápido. Además, ¿cómo   se   explica  que  la  luz  se desvíe  por  el   efecto  una enorme masa invisible? Llegamos así a la  impresionante  idea  de  que  la "materia oscura" constituye  alrededor  del  84,5%  de la masa del Universo y la "energía oscura equivale al 68,3% de la energía total. En otras palabras la distribución de la masa en nuestra galaxia no coincide con la materia visible

2010_11_28_Suplemento_Zoco_Diario_Cordoba_Que_es_la_materia_oscura_300pp_med.jpg

Señalé  más arriba  sobre  el cambio en el concepto que se tiene de materia, por ejemplo, los  fotones o  neutrinos  no  tienen masa y son aun así son considerados como materiales. ¿Cómo puede ser esto?  Antes  de  responder, debemos  explicar el segundo concepto: materialismo. Bunge define el materialismo como “el conjunto  de  doctrinas ontológicas según las cuales la realidad está compuesta exclusivamente de cosas materiales o concretas.

Hay  diferentes  variantes del materialismo filosófico. Tenemos el materialismo vulgar o fisicista que  concibe  la  materia  como  algo  concreto,  que   posee   extensión  de  manera que la psicología sería  falsa, ya  que  no  se puede analizar la “psiquis”, de manera que caeríamos  en  un  conductismo en  donde lo único que importa son los estímulos y las respuestas que las personas dan a estos (lo que sucede  en  el  interior de la persona no sería relevante). Tenemos también el materialismo histórico de   la   escuela   marxista. El  marxismo  distingue  entre  una estructura económica en donde están situados las fuerzas materiales de producción y las relaciones de  producción que emergen del sistema económico. Por  otro  lado  existe  una  superestructura  ideológica  que  se limita a justificar el orden existente, en  otras palabras, justificar  el  poder  de la clase explotadora. Lo que importa al marxismo es lo que sucede en la infraestructura, puesto que la  superestructura es un reflejo de lo que sucede en esta. El motor de la historia sería justamente los modos de producción y la lucha de clases que se dan en las diversas etapas de la historia: lucha entre una minoría explotadora y una mayoría explotada.

Monismo-dualismo.jpg

Por  último  está  el  materialismo  emergentista. Pero  antes de pasar al concepto de “emergencia”, volveré  al  tema que dejé pendiente más arriba: ¿qué entendemos por materia? Señalé que el llamado materialismo  vulgar   o   fisicista   tenía   un concepto  de  materia  muy   estrecho, esto es, concebía la   materia   como   algo   concreto, que  posee   masa, por   lo   que   fenómenos   como la  vida o la mente quedarían fuera de esta clase de filosofía materialista. ¿Cómo podrían estudiarse las sociedades y culturas  que son consideradas como sistema materiales? Un materialista emergentista como Bunge explica  que  las entidades materiales no pueden identificarse con objetos sólidos y compactos, menos aún  tras   el   descubrimiento de  campos sin masa como es el caso de los campos electromagnéticos. Como   señalé   arriba   todo   objeto material es mudable, es decir, puede cambiar y, por ende, posee energía, como puede  suceder  con  un  fotón que no posee materia. En cuanto a los estados mentales de una persona estos son, desde el punto de vista del materialismo emergentista, estados cerebrales.

Fin parte 2