Reseña: Los 7 pecados capitales alemán en la Primera Guerra Mundial, de Sebastian Haffner (por Jan Doxrud)

                El Segundo Reich y la Primera Guerra Mundial, en busca de una explicación

Raimund Pretzel (1907-1999), conocido como Sebastian Haffner fue un periodista e historiador alemán que fue testigo privilegiado de los grandes sucesos que cambiaron la historia de su país natal y, junto a este, el del resto de Europa.  Haffner provenía de una familia acomodada y protestante berlinesa, siendo su padre un alto funcionario de la burocracia prusiana. Lo interesante del autor es que a pesar de sus orígenes conservadores, demostró simpatía hacia las ideas liberales y evitó caer en el  nacionalismo que era la tónica de la época y del cual ni siquiera personajes como Martin Heidegger lograron escapar. Dentro de sus obras podemos destacar su aclamada “Historia de un alemán”, donde plantea una compleja pregunta: ¿Qué condujo a Alemania a la locura del nazismo? Otros libro del autor es “El Pacto don el diablo”, donde aborda aquel episodio en donde el alto mando alemán permitió y facilitó a Lenin un tren para que partiera desde Suiza rumbo a Rusia para que iniciara la revolución. Otras obras del autor abordan la vida de Hitler y Churchill, y por último cabe mencionar Jeckyll y Hyde, escrito entre 1939 y 1940, donde realiza un análisis desde adentro de la Alemania nazi.

El libro al cual haré referencia trata de la Primera Guerra Mundial, (1914-1918) específicamente el actuar del Segundo Reich Alemán. El Primer Reich hace alusión al imperio otónida durante la Alta Edad Media. El Segundo Reich fue la obra del “Canciller de Hierro” Otto von Bismarck (1815-1898) quien, tras una serie de batallas contra Dinamarca (1864), Austria (1866) y finalmente Francia (1870), logró unificar la fragmentada Alemania bajo el poder de Prusia y el Kaiser Guillermo I. No fue Bismarck, ni Guillermo I, ni su hijo Federico III quien tomaría las riendas de Alemania durante la Primera Guerra Mundial, sino que sería el nieto de Guillermo I: Guillermo II. El título del libro de Haffner es “Los siete pecados capitales del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial”. Algunos ya sabrán algunas de las causas de la guerra: imperialismo, nacionalismo, carrera armamentista y el asesinato del archiduque Francisco Fernando. Haffner no toma esta ruta y se concentra en analizar los errores cometidos el Segundo Reich durante la guerra. Cabe señalar que explicar el estallido del conflicto por el asesinato del archiduque no es suficiente, después de todo, no fue el primer líder asesinado. En 1894 murió asesinado el cuarto Presidente de la Tercera República Francesa Marie François Sadi Carnot a manos de un anarquista italiano, al igual que la emperatriz Sissi, esposa del emperador Francisco José de Austria, quien fue asesinada por otro anarquista italiana: Luigi Lucheni. Haffner no ignora la influencia de las causas que todos conocemos, pero se enfoca en las consecuencias que tuvieron las acciones alemanas en el inicio, desarrollo y final de la Primera guerra mundial.

Escribe el autor en el prólogo:

Todo el que sufre un gran revés en la vida suele preguntarse después: ¿Qué he hecho mal? Y no se lo pregunta para castigarse ni humillarse…sino para aprender de sus errores. Si omite la pregunta, volverá a cometer los mismos fallos una y otra vez. Los alemanes la han omitido y, por tanto, han repetido los mismos errores. En lugar de cuestionarse por qué se embarcaron en la guerra y luego la perdieron, se han convencido una y otra vez de que ellos no fueron los culpables y de que, en realidad, la habían ganado. El resto, todo lo demás, fue fruto del destino”.

Para Haffner el destino no tuvo ninguna influencia en el desarrollo de los acontecimientos, y la derrota alemana fue más bien producto de cálculos erróneos, decisiones equivocadas y medidas incorrectas de los altos mandos, y peor aún, con la aprobación de la opinión pública. Comencemos analizando cuáles fueron esos siete pecados que explica el autor. Haffner no busca a “responsables” de la guerra ya que, como bien explica, la guerra era en aquellos tiempos un instrumento legítimo y glorioso de resolución de problemas. “En el mes de agosto de 1914 se oyeron gritos de júbilo no sólo en Alemania, sino también en Rusia, Francia e Inglaterra. En aquel momento todos los pueblos tuvieron la sensación de que volvía tocar una guerra, así que recibieron su estallido con un sentimiento de liberación”.

A pesar de que Haffner considera hipócrita hablar de “responsabilidades de guerra”, sí es claro en afirmar que fue Alemania la culpable de que esta llegase efectivamente a Europa. ¿Cuáles fueron los 7 pecados del Imperio Alemán? El primero fue el error de abandonar la política exterior de Bismarck. El arquitecto del Segundo Reich había logrado generar cierta confianza en el nuevo imperio creado y sus sucesores se encargaron de destruir este legado. Más importante fue la hábil política exterior del Canciller de Hierro. En primer lugar Bismarck se preocupó de crear un sistema de alianzas  en donde debía evitar: una alianza entre Francia y Rusia que podría obligar a Alemania a pelear en dos frentes, y evitar una guerra entre Rusia y Austria  que podría arrastrar consigo a Alemania. Bismarck nunca hubiese considerado iniciar una guerra contra Rusia y Francia, y menos aún arrastrar a Inglaterra a esta misma. Por ello ideó un sistema de alianzas que tenía como objetivo evitar una alianza entre el imperio de los Romanov y la Tercera República Francesa. Como explica Haffner, Bismarck no consideró cuestionar una ecuación geopolítica fundamental en la Europa de aquella época que decía: “Dentro de Europa reina el equilibrio y fuera de Europa reina Inglaterra”. Sucedió que los sucesores de Bismarck, con Guillermo II al mando, tomaron decisiones funestas.  La ecuación geopolítica pasó a ser para los alemanes los sucesores de Bismarck: “Dentro de Europa reina Alemania y fuera de Europa reina el equilibrio”. Esto se tradujo en que Alemania se convenció de que necesitaba una gran flota, ya que su futuro estaba en los mares. De ahí surgieron algunos episodios de tensión como la crisis de Tánger, en Marruecos (1905-1906) y la Crisis de Agadir (1911). Si Bismarck había afirmado en 1887 que Alemania era un Estado satisfecho y que ya no tenía necesidades que necesitaban ser satisfechas por medio del sable, sus sucesores afirmaron lo contrario. Tal actitud estaba instigada por el imperialismo de moda y especialmente por el nacionalismo, por la sensación de pertenecer a una nación que estaba en su máximo esplendor desde el punto de vista científico, militar, artístico y cultural. Concluye Haffner: “No, Bismarck llevaba la razón y Max Weber estaba equivocado. El imperio alemán no tenía ninguna necesidad que pudiese cubrir con el sable. Creer lo contrario fue el primer gran error y el que trajo consigo todos los demás.

Pasemos al segundo pecado: El Plan Schlieffen. Alfred von Schlieffen (1833-1913) fue el Jefe del Estado Mayor Alemán y creador del plan que lleva su nombre y que fue implementado por Alemania en 1914. Tras el asesinato de Francisco Fernando en Sarajevo por Gavrilo Princip, Haffner señala que Austria-Hungría no estaba desde un comienzo empeñada en ir a la guerra confiada en la fidelidad nibelunga y el “cheque en blanco alemán”. En Austria, quien se mostró a favor de la guerra fue el jefe del Estado Mayor Conrad von Hötzendorf, pero la decisión final a favor de la guerra no se tomó en Austria, sino que en Potsdam, Alemania. La guerra contra Rusia (imbuida del espíritu paneslavista a favor de sus hermanos serbios) y Francia (quien buscaba la revancha tras la derrota final en Sadowa y la coronación alemana en Versalles) era inevitable. El Plan Schlieffen tenía como objetivo hacer frente a ambas potencias. En término simples Alemania debía en primer lugar atacar a Francia por el norte cruzando por Bélgica, para derrotarlos rápidamente y luego concentrar su poderío en el frente oriental contra Rusia. El plan resultó ser un fracaso, y peor aún fue el error de cálculo de Alemania de forzar la entrada de Inglaterra a la guerra debido a la violación de la neutralidad de Bélgica. Para entender los errores que cometió Alemania, Haffner cita las palabras del Ministro de Marina británico,  Winston Churchill:

                                                                    Plan Schlieffen

                                                                    Plan Schlieffen

La mayor parte del gabinete estaba a favor de la paz. Al menos tres cuartas partes de sus miembros estaban decididos a no dejarse arrastrar hacia ningún conflicto europeo a menos que la propia Inglaterra fuese atacada, cosa que no era muy probable. Primero, confiaban en que entre Austria y Serbia la sangre no llegaría al río; segundo, de no ser así esperaban que Rusia no interviniese; tercero, si Rusia intervenía, confiaban en que Alemania se mantuviera al margen; cuarto, si Alemania sí que atacaba a Rusia, esperaban que al menos Francia y Alemania se neutralizaran mutuamente sin necesidad de combatir pero, si Alemania atacaba a Francia, creían al menos que no lo harían a través de Bélgica y, de hacerlo, al menos sin que hubiera resistencia por parte belga…”

Alemania se encargó de violar cada uno de los anteriores puntos. Se decidió por una guerra contra Rusia y Francia, comenzando por la invasión de la segunda a través de Bélgica y sometiendo a este último país a un duro ataque y abusos contra la población civil. ¿El resultado? Inglaterra entra a la guerra. Pero, ¿qué importancia podía tener Bélgica para Inglaterra? En palabras de Haffner:

La neutralidad belga…no era cualquier cosa. Muchas potencias, entre ellas Inglaterra, habían proclamado su garantía, y la garantía británica no era puramente formal. Bélgica había sido desde siempre la puerta de entrada británica al continente…Durante siglos Inglaterra había luchado una y otra vez en y por Bélgica; aún en 1830 había amenazado a Francia con la guerra a causa de Bélgica, en 1870 había insistido en que se respetase estrictamente la neutralidad belga”.

Pero además, el Plan Schlieffen fue un fracaso ya que los belgas lograron combatir con valentía antes de ser derrotados, y franceses finalmente lograron detener a los alemanes en la batalla del Marne. El resultado fue que Alemania tuvo que combatir a la vez en el frente occidental y oriental, y con Inglaterra en el bando enemigo. El tercer error o pecado capital alemán guarda relación a su prioridades y su obsesión por territorios de poca relevancia, lo que tuvo como consecuencia que la potencia germana no sacara provecho de sus victorias. En el Estado Mayor alemán se discutía si se anexaría la costa flamenca de Bélgica o también la costa francesa que daba al canal, y si Polonia pasaría a ser un protectorado o pasaría ser parte de Austria. Alemania se negó a renunciar a Bélgica y Polonia, y como consecuencia de ello fracasaría en 1916 el intento de alcanzar la paz por mediación de Estados Unidos y una paz especial con Rusia. De acuerdo al autor, durante el período de mayor apaciguamiento y de posibilidades latentes de llegar a la paz, Alemania no se mostró dispuesta a alterar el status quo de 1914 en relación a Bélgica y Polonia. “Por eso fracasaron todas las posibilidades de paz: por Bélgica las norteamericanas y por Polonia las rusas”. Al parecer esta nueva obsesión alemana con Bélgica obedecía a que ofrecía un punto estratégico como base para una flota para combatir a Inglaterra.

El cuarto pecado capital de Alemania fue la guerra submarina sin restricciones: “Con el plan Schlieffen Alemania quiso dejar a Francia fuera de combate y lo que consiguió fue que entrase Inglaterra. Con la guerra submarina sin cuartel quiso sacar a Inglaterra y lo que consiguió fue que entrase Estados Unidos. En ambos casos el daño seguro fue mayor que la mera expectativa de obtener un beneficio, en el cual en ninguno de los dos casos se produjo”. Además este novedoso tipo de guerra contravenía el derecho internacional ya que, después de todo, ¿qué sucedía con los náufragos víctimas de los submarinos? En este nuevo escenario los intereses económicos de Estados Unidos estaban comprometidos ya que ahora eran sus barcos los que estaban en peligro producto de una guerra en la cual no estaban participando. Pero la entrada de Estados Unidos no sólo ayudaría a que la balanza se inclinase gradualmente a favor de Francia e Inglaterra, sino que también  los términos de la paz a finales de la guerra serían distintos. El Presidente norteamericano Woodrow Wilson ingresó a la guerra con un discurso que vanagloriaba la democracia y culpaba a las autocracias por perturbar la paz y por amenazar la libertad.

El quinto y sexto pecado guardan con relación a Rusia. En su estrategia por desestabilizar el imperio ruso, el alto mando alemán acordó prepara un tren blindado con un pasajero especial que tenía un objetivo claro: comenzar la revolución comunista en Rusia, me refiero a Vladimir Ilich Ulianov, conocido también como Lenin. La revolución bolchevique tenía un valor puramente instrumental para quienes realmente estaban al mando de Alemania: Paul von Hindenburg (1847-1934) y Erich Ludendorff (1865-1937). Ambos habían asumido las riendas de la guerra en el frente oriental logrando revertir la compleja situación en la que se encontraba el ejército alemán. Sus éxitos, como la simbólica victoria en Tannenberg (donde siglos atrás los Caballeros Teutónicos habían sido derrotados por los eslavos), transformaron a este dúo en verdaderos héroes míticos. Hindenburg, un júnker prusiano, veterano de la guerra franco-prusiana, representaba la mesura, mientras que Ludendorff era más temperamental y con una personalidad compleja, pero era este último el verdadero estratega y genio detrás de las victorias. Tras la batalla de Verdún, el Kaiser no tuvo otra opción que ceder el poder real de Alemania a Hindenburg y Ludendorff, pero en la práctica fue este último quien se transformó en el dictador de Alemania.

                                           Hindenburg, el Káiser Guillermo II y Ludendorff

                                           Hindenburg, el Káiser Guillermo II y Ludendorff

El problema fue que, tras la revolución de febrero que llevó a Kerensky al poder y la posterior revolución de octubre que llevó a Lenin y los bolcheviques al poder, Alemania no supo aprovechar tal ventaja. El armisticio de Brest-Litovsk (1917) no fue aprovechado por los quienes continuaron apostados en el frente oriental. En el momento en que Alemania debió haber lanzado una ofensiva contra el frente occidental, no lo hizo, y mantuvo gran parte de sus tropas en el frente oriental. Es más, en 1918 Alemania se adentró en el este más que nunca, hacia Ucrania, Finlandia, la cuenca del Donets y Crimea. El séptimo y último pecado guarda relación con el tercero y es la completa huida de la realidad por parte del alto mando alemán. Cuando pudieron llegar a algún tipo de paz, se decidió continuar luchando. Esta pérdida del sentido de la realidad responde, de acuerdo a Haffner,  a un obstáculo puramente psicológico y que consistía en la “incapacidad interna de reconocer ante sí mismos la realidad y asumir el fracaso de sus propios planes. Era mucho más fácil continuar como si nada hubiera pasado, puesto que todavía, por así decirlo, no había pasado nada”. Haffner rechaza el mito de la puñalada por la espalda de acuerdo al cual, los políticos alemanes habrían firmado la paz a espaldas del valiente ejército que luchaba contra el enemigo. Si hubo un culpable de apuñalar a Alemania fue Ludendorff, un buen general, pero un mal político que no logró la paz victoriosa que demandaba. La presión sobre Ludendorff puso en jaque su salud mental. Al respecto escribe Haffner: “Ludendorff acusó a las tropas de no brindarle ya la base firme que requería su estrategia. Más adelante ocurrió lo contrario: era la patria la que había apuñalado por la espalda al ejército victorioso”. Tras su dimisión, huyó a Suecia para luego regresar a Alemania y continuar buscando chivos expiatorios como, esta vez en una supuesta conjura mundial judeo-masónica.

Alemania fue derrotada y sometida a los dictámenes del Tratado de Versalles (1919). La nación derrotada tuvo que asumir la responsabilidad de haber iniciado la guerra por lo cual tuvo que pagar cuantiosas indemnizaciones a los vencedores. El artículo 231 del Tratado estipulaba:

Los gobiernos aliados y asociados declaran, y Alemania reconoce, la responsabilidad de Alemania y sus aliados por haber causado todos los daños y pérdidas a los cuales los gobiernos aliados y asociados se han visto sometidos como consecuencia de la guerra impuesta a ellos por la agresión de Alemania y sus aliados”.

Su territorio fue reducido, por ejemplo, Alsacia y Lorena pasó a Francia, una parte de la población alemana paso a formar parte de la nueva Checoslovaquia (zona de los Sudetes) y con la creación una Polonia independiente, Alemania fue separada de Prusia por el corredor polaco, que daba a Polonia una salida al mar. Guillermo II huyó a Bélgica falleciendo en Amerongen, en 1938. Ludendorff participó en el Putsch de 1923 junto a Hitler. Falleció en 1937 enemistado con el futuro dictador de Alemania.

Millones de muertos entre civiles y militares, la desaparición de cuatro imperios (Rusia, Austria-Hungría, Alemania y Turquía), la reconfiguración del mapa europeo y la creación de la primera nación socialista, fueron algunas de las consecuencias de la primera Guerra Mundial. La humillación a la nación alemana por las potencias vencedoras, principalmente Francia, sería un error, y así lo percibieron algunas personalidades como John Maynard Keynes. Años después un austriaco, un artista frustrado prometería acabar con el Tratado de Versalles, erradicar el comunismo de Alemania y sacar a la nación de la crisis económica. La República de Weimar, sucesora del Segundo Reich tendría sus años contados: 1919-1933. En este último año Hitler y el Partido Nacional Socialista llegarían al poder y llevarían a Alemania a una nueva guerra.

                                    Europa antes y después de la Primera Guerra Mundial

                                    Europa antes y después de la Primera Guerra Mundial