Sabiduría perenne para reflexionar (1): El Maestro, el discípulo y la sostenibilidad

Hoy lamentablemente las personas que consideramos "cultas" o "inteligentes" no son sabias, son sólo poseedores de un saber enciclopédico. Ni siquiera son inteligentes si nos remontamos a la etimología  de  esta  palabra  que  hacía  referencia "saber elegir" entre distintas alternativas, el poder de discernimiento. La palabra   "sapere"     también  significa  "inteligencia", de ahí la famosa  sentencia  de  Kant "¡Sapere aude! , esto es, el    atrevernos  a  utilizar   nuestro  propio  entendimiento o a tener el valor de hacer  uso  de  nuestra  propia  razón.  Una  persona  sabia  e  inteligente  es  aquella que sabe conducirse   rectamente   en  su vida. Después   de  todo,   ¿de que me  sirve  ser  un  gran literato, filósofo o teólogo, si en mi vida diaria maltrato o abuso de todos aquellos que me rodean?

Esta será la primera de una serie de cuentos o enseñanzas para reflexionar:

1-La ceguera (cuento de la india)

-Le pregunta al Maestro: "¿Puedo ser tu discípulo?"

-El Maestro le responde: "Tan sólo eres discípulo porque tus ojos están cerrados. El día que los abras verás que no hay nada más que puedas aprender de mí, ni de ningún otro".

-El discípulo responde: "entonces, ¿para qué necesito un maestro?"

-El Maestro le responde: "Para hacerte ver la inutilidad de tenerlo"                                          ...

2-Transformación (cuento de la India)

A un discípulo que siempre estaba quejándose de los demás le dijo el Maestro: "Si es paz lo que buscas, trata de cambiarte a ti mismo, no a los demás. Es más fácil calzarse unas zapatillas que alfombrar toda la tierra".

                                 La figura del Maestro y el discípulo: Sócrates, Buddha y Jesús.

3-Sostenibilidad: el corto y largo plazo  (Anselm Grün, Monje Benedictino)

"El  verdadero  sentido  de  la  vida  consiste  en plantar árboles a cuya sombra  no  podrá   probablemente  sentarse  nunca  el  que  los  plantó".  En  muchas empresas,  los  jefes de departamento tienen que presentar a su superior un balance favorable en el plazo de dos años. La empresa no puede permitirse fases de sequía.  Necesita resultados favorables como sea. Unos buenos  resultados,  constantes  y  sonantes, que  se  exigen  a  corto plazo. Otra cosa es si esos resultados  siguen siendo resultados siguen siendo favorables al empresario  a largo plazo...Los grandes  hombres  nunca  buscaron  éxitos  inmediatos,  a  corto  plazo.  Prefirieron  plantar árboles  aunque  nunca  pudieron  sentarse  a  la  sombra  de  sus  rotundas  copas. levantaron catedrales sin verlas terminar...La verdadera grandeza se demuestra en la preocupación por los que vienen detrás, en la entrega en cuerpo y alma a la puesta en marcha de proyectos cuyos frutos cosecharán otros".

                                               Anselm Grün y Tenzin Gyatso (XIV Dalái Lama)

 

                                             Anselm Grün y Tenzin Gyatso (XIV Dalái Lama)